Ollin Calli Mission

Ollin Calli Mission

Foxconn: Del suicidio a la rebelión



En 2010, trabajadoras del mundo nos enteramos aterradas que en la “Ciudad Foxconn” en Shenzhen, China, se estaba creando una “epidemia” de suicidios. Antes que seguir trabajando 14 horas en las maquiladoras chinas, mejor brincar del sexto piso y morir estrellado en el concreto. Estos actos desesperados abrieron una ola de huelgas “ilegales.” Al principio los directivos de Foxconn dijeron que no era su culpa: que los suicidios eran por problemas “emocionales” o amorosos. Pero los paros “locos” terminaron por imponerse y el salario de las trabajadoras de la rama electrónica subió. Hace más de 10 años, cuando China entró a la Organización Mundial de Comercio, el salario de las operadoras de Foxconn eran 3 veces más bajos que en Tijuana. Hoy, después de las huelgas las cosas han cambiado y los salarios chinos son mayores que aquí.

Foxconn es una empresa taiwanesa y es la fabricante de electrónicos más grande del mundo: emplea más de 300,000 trabajadores. Foxconn produce para Apple, HP, Dell, Nokia y Sony.

Foxconn ha hecho de las suyas también en México. En Ciudad Juárez las trabajadoras quemaron el comedor de la fábrica. Era el 19 de febrero de 2010 como a las 3 de la mañana y estaban hartas. Las obligaron a trabajar doble turno sin previo aviso. De plano las encerraron en la fábrica pues la empresa controla el transporte a la ciudad. Y para colmo, no llegaba el camión. La furia se volvió rebelión y el enojo en fuego. Las mujeres quemaron el comedor y apedrearon el dormitorio de los gerentes. La empresa, asustada pero arrogante, contestó que no tomarían represalias contra las rebeldes, pero una semana después despidió al menos 100 de ellas.

Actualmente Foxconn es la maquiladora “modelo” de Tijuana. Es una empresa nueva que entró a la región en 2009 comprando la fábrica de Sony. Es la maquiladora más grande de Tijuana y emplea actualmente a más de 4,500 personas.

Es aterrador que las trabajadoras nos tengamos que suicidar para llamar la atención a nuestros problemas. Y no sólo en China sino también en Colima la desesperación ha hecho mella. Trabajadoras de Samsung se cosieron los labios y enjaularon junto con sus hijitos en protesta por ser despedidas. Y una de ellas advirtió que se prendería fuego si no las reinstalaban.

No comments:

Post a Comment